11 de abril de 2010

Dame $20 pesos!

A veces yo pienso que vine al mundo a vivir cosas que nadie mas vive, o como que soy un iman de cosas raras, quiero compartir una de esas experiencias que he vivido.

**Drama de la vida real**

En verano, dominicano al fin, uno le da con ir a la playa, pues dado a que estamos en una isla es facil de ir y volver en un tiempo relativamente corto, es cuando hemos decidido ir un grupo al maravilloso pueblo de Cabarete, lugar donde la promiscuidad y la pajareria sobrepasa el numero de palmas y matas de coco en toda la costa norte.

Optamos por llegar temprano y compartir un poco en la casa antes de dirigirnos a la cadena de bares que recorre la playa y que de noche resulta ser muy atractiva, pues se hacen conciertos, Dj's, concursos, etc. suena muy llamativo pero cuando llegamos lo que parece es que estamos en un video de Madonna mezclado con Vickiana: pajaros por aqui y por alla, subidos en barriles bailando en panos menores, mujeres que parecen salidas de una pelicula de zombies enamorando a cualquier rubio que tenga un pasaporte que no sea de aqui, y claro, los gringos...inocentes a tal exhibicion de carne (de la mala) y hambrientos de experiencias ''nuevas''.

Mientras estudio el area desde mi campo de vista, al no ver nada prometedor prefiero, jeva en mano, a sentarme en una banqueta al lado de una carpa y unas siete bocinas con la cancion del Sol la playa y un tro de baina...

Al poco rato siento una mano que se posa sobre mi masculinidad, y cuando me volteo a ver con cara de casanova: tremenda vieja, gorda casi sin cabello y con los ojos rojos agarrandome mi equipaje (bien agarrado), y me dice: DAME VEINTE PESOS, yo casi paso por uno de los Ricky Martins que estaban bailando del grito que iba a pegar, pero pude contenerme y quitarle la mano de ahi mas rapido que de pronto y a todo esto mi pareja esta con cara de ''what the hell??'' y eso fue el indicador de que era hora de irnos. Todavia la cara de esa senora me persigue por las noches al dormir, no he sido el mismo, fui violado, y no se siente bien! Y mientras yo estoy contando esto ese especimen seguro ni se acuerda de mi ni de nada porque algo seguro era que no estaba en sus cabales, se le notaba que estaba drogada, y seguro queria dinero para el vicio. Hay muchas historias provenientes de ese mismo pueblo, pues alla es como el Mardi Grass dominicano. Les recomiendo si van algun dia, vayan en grupo, no vaya a ser cosa que le agarren su material o los calcen de mala manera!

2 comentarios:

  1. Yo a cabarette le llamo Sodoma y Gomorra, realmente ahi se ve de todo y para todos los gustos...Yo que soy de mente abierta digamos que no me sorprendo de nada, me doy mis viajes a veces pero NO me mimetizo, no me convierto en parte del entorno...

    Una vez que fui, estaba todo lleno, me quede en un hotelito KUKIKA y hasta un lio se armo y le dieron "PAL" de puñala´a un tipito que se hospedaba ahi tambien...

    ResponderEliminar